Salvados en Qatar

Bastante tiempo después de que se emitiera en TV he visto el programa que hizo Jordi Évole (El Follonero) desplazándose a Qatar en un programa que pretendía mostrar cómo es realmente este país para poder juzgar con criterio si es moralmente aceptable que el Barça esté patrocinado por la Qatar Foundation.

Las similitudes entre Qatar y Emiratos Árabes son muchísimas, muchas más que las diferencias. Desde el punto de vista de un expatriado de Dubái, Qatar es un país del mismo estilo pero más conservador, amargante y aburrido.

En general el programa iba bien. Evidentemente no ha podido faltar la típica visita a las viviendas de trabajadores de la construcción a modo de denuncia social, muy extendidas entre cualquier programa occidental que mete sus cámaras en algún país árabe del golfo (del Golfo Pérsico, aunque los árabes reniegan de este nombre y lo llaman el Golfo Árabe, pero ésa es otra historia). Fiel a su estilo, Jordi Évole pregunta incisivamente por los bajos sueldos de estos trabajadores (indios, pakistaníes, bengalíes o filipinos en su mayoría), a lo que un español expatriado responde: “hombres, es que los sueldos que cobran son tres o cuatro veces lo que cobrarían en su país”. Évole contesta que eso es como decir “y tú más”, y con ello neutraliza el argumento. Bien.

Esto me recuerda a la vieja polémica de los “sweatshops”, que José A. Pérez resumió muy bien en su blog de mimesacojea:

En 1998 se puso en marcha una campaña contra las grandes marcas deportivas que usaban mano de obra infantil en países del Tercer Mundo. Fue un gran éxito, y varias empresas cerraron sus fábricas por aquello del qué dirán. Como resultado, miles de niños acabaron vendiendo felaciones en vías de desarrollo por lo que cuesta coser un balón de Nike. Moraleja: es fácil arreglar el mundo desde el sofá.

La comparativa con el resultado actual sería que el Barça cancelara su contrato por el qué dirán y Qatar dedicara esos 150 millones a comprarle un crucero nuevo a su emir (no esperaríais que lo repartieran entre los pobres). Resultado: todos pierden. Ineficiencia extrema.

Como muchos economistas están cansados de repetir, las mejoras en la vida de las personas se producen mediantes mejoras puntuales que mejoren la eficiencia. Es imposible crear de golpe un mundo ideal, pero los sweatshops (forma de llamar despectivamente a fábricas del tercer mundo en las que se trabaja a destajo por salarios bajos) son efectivamente un primer paso de muchos países hacia un desarrollo real. En Corea del Sur empezaron así en los 60 y ahora tienen la conexión a internet más rápida del mundo, los productos coreanos son sinónimo de calidad (casi como los japoneses) y la inmensa mayoría de su población es una clase media acomodada. En China empezaron así en los 70 y 80 y ahora un millón de chinos salen de la pobreza cada año. Podríamos seguir con la India, con Brasil, con México, haciendo una lista de países cuyos trabajadores, en su momento, aceptaron encantados trabajar para una empresa extranjera que ofrecía salarios bastante más altos que los venían cobrando (pero que a su vez son más bajos que los del país de origen de la empresa). Resultado: la empresa gana (más dinero), el trabajador pobre gana (más dinero). Los consumidores ganan (balones más baratos). Los que hacían antes los balones, pierden (nada es perfecto).

No todo es blanco ni negro. Existen empresas que se aprovechan salvajemente de esta situación y otras que lo hacen de forma más colaborativa con la cultura local, pero casi todas ponen un grano de arena, a menudo involuntario, a que la gente local aprenda técnicas y prácticas empresariales e industriales más avanzadas que les permiten posteriormente abrir negocios propios, enviar a sus hijos a estudiar, y a la postre convertir a sus nietos en niños mimados que jugarán a la play hasta los 40 años.

Ésa es la realidad. Qatar tiene muchísimo dinero y, desde luego, gasta una buena parte de forma moralmente cuestionable. Sin embargo he aquí que un buen día alguien decide empezar a gastar una parte de este dinero en algo más útil (en este caso, pongamos, la Qatar Foundation). Es sólo un gesto, ajeno a la realidad del lujo y la prepotencia del qatarí promedio, pero un pasito que representa una mejora desde la situación anterior. Es decir, unos cuantos Audis y Ferraris menos a cambio de un campus universitario, becas de educación, patrocinio de varios proyectos a nivel internacional, etc. Alguna gente dentro de dicha fundación es probablemente consciente de las contradicciones que implican el estilo de vida de vida qatarí con los objetivos de ésta, pero ello por supuesto no debe hacerles desistir, sino todo lo contrario. Sin embargo desde occidente sólo recibirán críticas y burlas como la de Jordi Évole. Es tan absurdo como si alguien tratara de ridiculizar la ayuda al desarrollo que realiza el Gobierno de España haciendo un reportaje sobre “la cara oculta de España”, los políticos corruptos, las mafias establecidas en España y las familias desahuciadas por los bancos. Lo siento, pero hay que juzgar los hechos, no matar al mensajero.

Aunque estoy orgulloso de trabajar en una empresa que paga a los trabajadores salarios dignos (por encima de los estándares locales), sé que incluso los peor pagados de Dubái están aquí voluntariamente y que pueden irse cuando quieran (a pesar de que la empresa suele ser custodia del pasaporte, están obligados a devolverlo a los 30 días como máximo de la solicitud). Conozco pakistaníes que aún cobrando 800 míseros dirhams al mes (160 euros) mueven cielo y tierra para conseguir traerse su hermano, su primo o su cuñado que sigue en Pakistán, muerto del asco y cobrando muchísimo menos de esa cantidad. En el caso de Dubái, la ecuación es ésta: el gobierno y la población local ganan. El occidental expatriado gana. El asiático inmigrante gana. El medio ambiente pierde. Pero ésa es también otra historia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Salvados en Qatar

  1. AbuPhampi dijo:

    Enhorabuena por el blog. Me has quitado el post de la boca… yo tambien vi el video hace poco y estoy con el 99.9% de lo que cuentas. Saludos desde AUH.

  2. A mi me encantaria trabajar en Dubai, pero irme sin nada es todo un riesgo y según me comentaron no podria conseguir papeles ni aun con contrato, es verdad eso ? gracias

  3. Yo lo reconozco… no podria… me tira mucho mi familia… además los requisitos tienen que ser muy exigentes en idioma, conocimientos, etc… ¿no?

  4. Las similitudes entre Qatar y Emiratos Árabes son muchísimas, muchas más que las diferencias. Desde el punto de vista de un expatriado de Dubái, Qatar es un país del mismo estilo pero más conservador, amargante y aburrido.

  5. Yo opino que tampoco podría… Excelente post!

  6. svolivar dijo:

    Creo que es razonable, para toda la gente llegar a trabajar, yo voy pero tengo un conocimiento prefesional en la construccion, pero llegar de la nada y a trabajar como jornalero o ayudante, es dificil, aunque muchas personas actualmente lo hacen en sus paises, ellos no tendran problema en trabajar asi y recibir el minimo internacional, pero mejor que el salario de su propio pais.

  7. svolivar dijo:

    Reblogueó esto en Dubaiy comentado:
    Aveces no observamos, solo miramos, la diferencia esta entre lo que vemos en la television, publicidad y el turismo de dubai y los EAU y la diferencia esta en los medios escritos y noticiosos del trabajo y explotacion laboral, pero al final siempre es lo mismo……..todo depende del punto de vista del autor; si soy de un pais pobre agradecido estoy de tener trabajo, pero si soy de un pais desarrollado, no me parece el salario y hago protestas y denuncio, que esta bien y que esta mal? el no saber que siempre estamos hablando de lo que nos incumbe y lo que no………….pero la filosofia del escribiente radica en ver con ojos ajenos y tener un punto de vista igual al sentido comun, porque si bien es bueno comentar y criticar, tambien puede traer consecuencias lamentables para otros, en el caso de Qatar el subempleo y el sierre de fabricas que por lo menos daban de comer bocas, y aliviaban a muchos extranjeros. el simple hecho de conseguir un trabajo es muy bueno y quiza ganacia para otros, la vida y la muerte se diferencian por el trabajo, el que tiene y el que no…………
    Por eso digo, porque ir a EAU, que tiene de especial, muchos edificios, alta tecnologia, todo es artificial, hasta el agua es desalinizada, entonces porque es tan afamado, paisajes de arena, oasis en un sector y el mirador del Burj Califa nos presenta imagenes del desierto citadino, porque? o talvez sera necesario llegar y comprobar….porque ir a Dubai?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s